Historia de la moda: borlones o flocaduras

Vintage group portrait circa 1914

 

Ser una persona interesante tiene que ver con ser alguien que es auténtico si descuidar los detalles. Un atuendo cuyos detalles descansan en el delicado proceso y gusto de la creación de una pieza maestra, siempre será un atuendo mágico que llame la atención de la mejor manera.

Los detalles de una prenda, como los botones, los cierres, las aplicaciones, los estampados, los bordados y hasta un sencillo pliegue, único pero bien definido, pueden ser la gran diferencia para un atuendo poéticamente etéreo.

Los borlones o flocaduras son aplicaciones de barbillas o hilos que, sujetos con un nudo artesanal, adornados con detalles de pedrería o piel, pueden ser un signo de lujo y buen gusto.

Históricamente han sido utilizados como símbolo de lujo en la moda y la decoración;  podían definir incluso rangos militares. En los tiempos que vivimos y sumergidos en una sociedad globalizada, que se esfuerza por dejar atrás los tiempos de economías casi apocalípticas, buscamos revivir el glamour de todos los tiempos, abriéndole paso a los detalles que nos hacen recordar todos los días que los mejores tiempos aún están por venir. Los borlones, flocaduras o “tassels”,  como es su nombre en inglés, son el elemento ideal, que además de crear una concreta declaración de lujo en nuestro atuendo, siempre nos pueden permitir una ventana lúdica al dejarnos combinar materiales y formas diferentes en nuestras prendas.

Hasta hace algunos años, este maravilloso elemento de ornato se había dejado de lado en la industria de la moda para abrazar una sencillez minimalista. Sin embargo hoy podemos encontrar que se han convertido nuevamente en un elegante recurso; pudimos verlos durante el invierno de 2010, en la primavera de 2011 y para este verano están de vuelta con todo su lujo y sofisticación. Su reaparición se centró en bolsas de dama y cinturones, pero hoy podemos disfrutarlos en diversas pasarelas formando parte de grandes vestidos de temporada, y en tamaños maximizados para darle vida a zapatos y bolsones.

Así es que para esta temporada, dejemos que la imaginación vuele y demos la bienvenida al verano con esta maravillosa tendencia que seguramente permanecerá por varias temporadas más haciendo lucir desde un traje de baño, hasta una discreta pero elegante bolsa de noche.

 

 

Anterior

Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *