Branding personal: ¿Qué tan confiable pareces?

¿Sabías que solamente el 7% de los mensajes que mandamos se hacen a través del lenguaje oral; mientras que el 93% restante de lo que se comunica se expresa por medio del contacto visual, el lenguaje corporal, las expresiones faciales, el tono de voz y ritmo que utilizamos al hablar, e incluso a través del atuendo y el olor corporal?

Cuando tu intención es comunicar un mensaje importante, como lo es “te respeto” o “puedes confiar en mí” o “me merezco un aumento de salario”, las señales no verbales pueden llegar a ser mucho más importantes que tus palabras. Una comprensión de la comunicación no verbal puede ayudarte a estar consciente del mensaje que estás enviando, reforzarlo, y entender mejor a los demás.

Different expressions that people give

Confiabilidad
En términos de branding personal, ser considerado una persona confiable es fundamental, ya que por ejemplo, en el ámbito laboral este tipo de personas son quienes suelen ser más promovidas, y en otros ambientes las personas confiables suelen obtener más ventajas y beneficios en general, desde permisos de los papás hasta créditos en el banco.

Pero, ¿cuáles son los elementos fundamentales para parecer confiable? Los principales son, por supuesto, seguridad y consistencia. Revisa esta lista de comportamientos e identifica si tú estás mostrándote como una persona confiable.

1. Contacto visual
De manera natural, una persona que no hace contacto visual directo con nosotros se nos hace sospechosa. De hecho, se ha calificado a una persona que hace contacto visual como “sincera” tres veces más que a una persona que no lo hace.

Entonces, pues, ¿cómo se lleva a cabo el contacto visual? Para el 90% de las personas, el contacto visual se establece al usar el ojo derecho para ver al ojo derecho de la persona contraria. Por supuesto, el mantener contacto visual NO quiere decir que debes verlo fijamente sin parpadear. Cuando una persona está siendo sincera, parpadea entre 10 y 20 veces por minuto; cuando no, sucede lo contrario (por ejemplo, cuando fue el escándalo de Watergate con el presidente Richard Nixon, en una conferencia de prensa se notó que parpadeó hasta 40 veces por minuto).

2. Tocar y rascarse el rostro
Existe un síndrome llamado “Síndrome Pinocho” que consiste en que, debido al estrés o nervios, se puede llegar a sentir un ligero cosquilleo en la cara; por este motivo, las personas que están mintiendo o bajo mucho estrés tienden a tocarse la nariz, los cachetes o tallarse los ojos de manera más marcada que las personas tranquilas.

El tocarse la cara o boca manda muchos mensajes negativos, o sea que procura mantener tus manos alejadas de la cara cuando estás hablando para evitar mandar el mensaje incorrecto.

3. Posición de las manos
Por otro lado, las personas que tienen algo que ocultar constantemente esconden sus manos, o las mueven nerviosamente, entrelazándolas entre sí o jugando con objetos como plumas, anillos, aretes o el pelo. Por lo tanto, es recomendable que durante situaciones de estrés mantengas tus manos a la vista, en una posición cómoda y tranquila.

4. La boca y la garganta
Otra forma de identificar a una persona poco honesta es notar qué tanto se humedecen los labios, pasan saliva o carraspean; usualmente es una diferencia importante con personas que tienen la conciencia tranquila. Tener un vaso de agua a la mano cuando se hace una presentación que causa estrés es de gran ayuda; de esta manera, el público no interpretará incorrectamente las señales causadas por hablar por mucho tiempo como falta de confiabilidad.

La confiabilidad es algo importantísimo en nuestra vida diaria, sea en la vida personal o en la vida laboral. Asegúrate de que estás mandando los mensajes correctos a la hora de comunicarte -¡te darán una gran ventaja!

Anterior

Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *