Blog post

Para una entrevista de trabajo exitosa, viste bien y cuida los detalles

Cuando conoces a una persona, ¿qué pensarías de él si ves que trae una mancha en la camisa? ¿O si ves que sus zapatos están sucios y raspados? Si llega con una camiseta y unos jeans rotos y arrugados, ¿confiarías en él? La ropa que usamos es parte de nuestra comunicación no-verbal y también proporciona mensajes a los demás.

Durante la primera impresión proporcionamos información tan importante y contundente que es difícil cambiarla o borrarla; y en una entrevista de trabajo, esta primera impresión es fundamental y muchas veces decisiva para que sea exitosa y seamos elegidos para el empleo por el cual nos están entrevistando.

Por esta razón, cuando tengas una entrevista de trabajo te recomiendo que cuides tu imagen física, lo que incluye tu vestimenta, los accesorios, tu cuidado personal, y que siempre estés al pendiente de los detalles.

Para saber cómo vestir, lo primero que debes conocer es el ambiente y el código de vestimenta de la empresa a la que deseas entrar, es decir, si es muy formal o si es relajado y permiten cierta creatividad. Para ello te puedes informar con la secretaria del mostrador o con una persona que conozcas y que trabaje ahí. Si no tienes esa información, te recomiendo que vistas formal ya que las entrevistas de trabajo por lo general son formales, por lo que es mejor vestir de forma conservadora. Además, es mucho mejor ir overdressed (más vestido) que underdressed (menos vestido).

Un atuendo formal seguro para una entrevista de trabajo es:
>     un traje azul marino
>     una camisa blanca
>     una corbata clásica de rayas
>     zapatos de agujeta negros

Para un atuendo más casual puedes usar:
>     un blazer azul marino
>     una camisa blanca con cuello de botones
>     unos pantalones de algodón
>     mocasines

En cuanto a los colores, ya te hemos platicado que existen tonalidades que le favorecen más a unos que a otros. Si aún no sabes cuáles te quedan mejor, puedes consultarlo en el artículo “Los colores que te favorecen ¿cálidos o fríos?”. Sabiendo esto, puedes usar los colores para reforzar o neutralizar algunos aspectos de tu comunicación no verbal. Por ejemplo, los colores oscuros por lo general proyectan mayor poder y seriedad, mientras que los colores claros proyectan cercanía y accesibilidad. Escógelos en función de lo que desees proyectar, puede ser en un detalle como la corbata, o en algo más importante como la camisa.

Un accesorio que nunca debes olvidar para una entrevista de trabajo es el reloj, no solo porque te permitirá conocer la hora y llegar puntual, sino porque comunica que eres un hombre organizado y que estás al pendiente de estar donde debes estar a la hora que debes estar.

Por último te recomiendo que nunca olvides los detalles, por muy insignificante que creas que son. Por ejemplo, revisa que tus zapatos estén limpios, boleados y en buen estado; cuida tu peinado antes de entrar con el entrevistador; rasúrate bien o recorta la barba y el bigote; lleva las manos limpias y las uñas recortadas. Aunque parezca insignificante, estos detalles dicen mucho de una persona. Es una buena idea, si puedes, pasar al baño de la compañía por un momento antes de la entrevista para mirarte en el espejo y revisar tu apariencia y afinar los detalles para estar listo para proyectar tu mejor imagen. Recuerda que los empleadores buscan a alguien confiable y eficiente que pueda encajar bien en su equipo.

Conoce nuestras sugerencias de vestimenta laboral en nuestro canal de Pinterest.

Anterior

Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *