Blog post

10 malos consejos para tu vida profesional que NO debes de seguir

Muchas veces, en nuestra trayectoria laboral nos encontramos en momentos donde debemos tomar decisiones que involucran cambios de puesto, de trabajo, incluso hasta de carrera. En estos momentos tendemos a pedir consejo a nuestros colegas y amigos, y escuchar sus opiniones. Sin embargo, existen muchos consejos que NO son del todo  conveniente seguir pero que son muy comunes de escuchar, por ejemplo:

1. Acepta este trabajo por ahora, aunque no lo quieras en realidad

A menos que necesites ingresos de manera urgente, no es tan buena idea aceptar un trabajo que no te gusta o no te interesa. Si te quedas por poco tiempo, esto puede dar una mala imagen en tu CV, ya que refleja una falta de constancia. Por otro lado, si no te gusta o te interesa el trabajo, muy probablemente no lo harás lo mejor que puedas, y te hará falta motivación y satisfacción. Tómate el tiempo para analizar cuidadosamente los aspectos tanto positivos como negativos de todas las ofertas de trabajo que recibas.

2. Eres bueno para el inglés y te gusta leer. ¿Por qué no estudias literatura?

El hecho que tengas ciertas habilidades o gustos no necesariamente quiere decir que eso querrás hacer el resto de tus días, o que sean tus únicos intereses. Sí, debes ser bueno para lo que decidas hacer, pero también debe interesarte y motivarte. Muchas veces, las personas a quienes les pides consejo tienen una visión muy distinta del mundo, así como de ti y tus habilidades. Asegúrate de tomar en cuenta los consejos de los demás, pero no basarte únicamente en ellos para tomar decisiones. Lo que tú quieres y buscas en tu vida profesional puede ser muy diferente a lo que los demás quieren.

3. Haz lo que sea que te vaya a dejar buen dinero

Como siempre hemos escuchado, el dinero no lo es todo. Aún cuando todos deseamos vivir cómodamente, el dinero no es la única razón por la cual deberías escoger una cierta carrera o un trabajo. Hay muchos factores que debes de tomar en cuenta, como lo son la reputación de la empresa, la cultura corporativa que maneja, los beneficios que ofrecen al trabajar ahí, los efectos que ese trabajo en particular tendrán sobre tu vida diaria, así como las oportunidades que tendrás de crecer dentro de la empresa.

4. Evita llamar la atención y mantente dentro del status quo

El mundo está cambiando y evolucionando rápidamente. Si realmente quieres salir adelante y convertirte en un líder, una buena idea sería ignorar el status quo y buscar nuevas y mejores maneras de hacer las cosas. La eficiencia y las soluciones rápidas e inteligentes son características muy valoradas. Observa y toma en cuenta el panorama completo y haz un poco más de lo que se te pide. Eventualmente, alguien tomará nota y esto te traerá buenos resultados.

5. Quédate en tu trabajo, aunque no le veas mucho futuro

Un trabajo sin futuro, aunque te asegure un ingreso en ese momento, limitará tus oportunidades de aprender, crecer y enfrentar nuevos retos. No se trata de estar buscando algo mejor constantemente, pero si sientes que tu trabajo ya no tiene mucho más que ofrecerte, es momento de buscar una nueva dirección. Medita acerca de tus capacidades y tus fortalezas; comienza a investigar y pronto encontrarás un nuevo trabajo que te traerá satisfacción.

6. No trates de convertirte en líder porque te van a tener celos

Los empleados que hacen lo mínimo, y nada más, nunca van a sobresalir. Aquellos que voluntariamente toman nuevos proyectos, intentan cosas nuevas y, en general, hacen un esfuerzo, aun cuando ello implique tomar la delantera, aceptar riesgos y mayores responsabilidades, tendrán la posibilidad de tener mejores oportunidades en el futuro. No tengas miedo de sobresalir. Si al cabo de un tiempo algunos se sienten cohibidos por ti o manifiestan hostilidad hacia ti, trata de suavizarlo con un buen trato, pero no cedas en tu recién adquirida proyección de liderazgo

7. Trabaja, no importa cuánto te paguen, y eventualmente te darán un aumento

El dinero no lo regala nadie, y para poder obtener los beneficios de un mejor sueldo, tienes que trabajar para obtenerlo. Los profesionales deben ser bien pagados, y deben valorar su trabajo; sin embargo, usualmente para que alguien más también valore tu trabajo, debe de poder verlo en los resultados que se entregan. Si estás produciendo buenos resultados y siendo una buena adición a tu empresa, puedes pedir un aumento. Sin embargo, si no tiendes a ser proactivo, y haces sólo lo mínimo, realmente no tienes el derecho a pedirlo. Familiarízate con las practicas y políticas de salario de tu empresa y antes de pedir un aumento, piensa en las razones por las cuales te lo mereces para que así también, puedas hablar con claridad y confianza.

8. Métete a una empresa nueva, no tienes nada que perder

Siempre existen opciones como el dejar tu puesto actual y experimentar con una empresa nueva. Sin embargo, antes de tomar esta decisión, haz una investigación a fondo. ¿Cuáles son los objetivos de esta nueva empresa? ¿Van junto con los tuyos? ¿En qué proyectos se está empezando a involucrar? ¿Tiene mercado y clientes? Infórmate y pregúntale a tus colegas o personas dentro del medio si han escuchado de esta nueva empresa y, más importante, qué han escuchado de ella.

9. Sé servil con tu jefe, o (si eres mujer) coquetéale

Una de las características más importantes dentro del mundo laboral es la sinceridad. Las personas se dan cuenta rápidamente si no estás diciendo las cosas honestamente; aun cuando es importante ser honesto y construir buenas relaciones con tus jefes, no necesitas “hacerle la barba” o peor aun, si eres mujer coquetearle o hacer cosas sugestivas para que te ponga atención y te tenga presente. Siendo auténtico y responsable es la mejor manera de construir una buena reputación, y hacer buenas relaciones dentro de la oficina.

10. “Cubre el error de otro empleado”

La honestidad es algo importantísimo, especialmente cuando tiene que ver con tu reputación dentro del mundo laboral. Si alguien te pide ayuda para cubrir el error de alguien más, puedes encontrarte en problemas al final del día. No quiere decir que tengas que correr a reportarlo -sin embargo, evita involucrarte en un problema que no tiene nada que ver contigo. Aléjate de la controversia y los conflictos dentro de la oficina, y mantén tus manos y tu reputación limpias.

¿Necesitas una asesoría? En Tu Branding Personal tenemos servicios que se adecuan a tus necesidades ¡Conócenos!

Anterior

Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *